2016 07 11 centro cultural

   Centro Cultural de la UNSCH.

En la actualidad, la casona Velarde Alvarez, viene funcionando como una casona cultural.

'Casona Velarde Alvarez'

Ayacucho es una ciudad colonial, rodeada de sus treinta y tres iglesias, portales, cuna de cultores musicales , alfareros y casonas antiguas que cuentan la historia de la Huamanga de antaño, una de ellas viene hacer la casona Velarde Álvarez, actualmente Centro Cultural de la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga, ubicado en el portal unión n°37.

Según el texto, Huamanga: Historia, tradición y cultura, del historiador, José María Vásquez, "Esta casa colonial en sus inicios perteneció al Marquéz de Mozobamba que lo fundó el General Don Domingo López del Pozo, corregidor y justicia mayor de Huamanga, a quien en 1753 el rey de España le otorgó el título nobiliario 'Marquéz', le sucedió Don Manuel del Pozo en 1741, siendo el segundo Marquéz de Mozobamba; y Diego del pozo, el tercero. Estos tres marqueses fueron enterrados en la capilla de Mozobamba en la hacienda que se ubica en Andahuaylas. En 1840 Manuel de la Riva y Conestabe, heredó el marquesado, dejando con escritura pública de fecha 8 de abril de 1843, en donación a doña Francisca Brianda de Cabrera, su tía segunda, la casa signada con N° 37 en los portales de la unión, frente a la Plaza Mayor".

La casa del Marquéz fue conocida como “Casa Cossio”, en la época colonial, fue adquirida por el primer Marqués en remate. El estilo utilizado es mestizo por contar con elementos arquitectónicos inca, como es la portada principal su construcción se remonta a fines del siglo XVI e inicios del XVII. Es de estilo sevillano.

En cuanto a su fachada esté construido de un pétreo muro incaico de 10 metros de largo. La portada también es parte de estos muros, pero el portón es de fractura española. El zaguán presenta dos espacios diferentes, separados por un arco de piedra y se abre al patio con una segunda portada rectangular.

El patio es empedrado, y su pileta central, en, los años posteriores habría león bifaz que echaba chorros de agua por su boca, mientras otros aseguran que es un mono con golillio, sentado en un pedestal de toba volcánica. Hoy dicha pileta se ubica a un costado de la casona cultural.

Las edificaciones que rodean al patio son irregulares. Del lado de la entrada se encuentra una construcción antigua, la galería del primer piso tiene columnas gruesas terminadas en capiteles con pumas. La galería del segundo piso presenta columnas de madera con base de piedra. Para llegar a ella se utiliza una escalera exenta ubicada al lado izquierdo del patio. La construcción del lado opuesto parece más tardía y posee galería sostenida con pilastras.

El fondo del patio lo encierra otra galería de un solo piso semi elevado y columnas de madera que sostienen el viejo tejado. El lado derecho del patio se encuentra refaccionado.

"En 1867, se realizó la división entre los herederos del marquéz, le tocó a Doña Mercedes Tello de Huguett, luego lo heredó su hijo, esta casa valía 5 mil pesos para 1867. Por estos años pasó dicha propiedad a la familia Blas Huguett, que fue el propietario en 1899, al morir este pasó a sus hija, quien estaba casada con Don Francisco Velarde Álvarez rivera, desde aquella época se denominó casa Velarde Álvarez", indicó José María Vázquez.

Posteriormente, el Banco de crédito del Perú compró la casa a los herederos de la familia Velarde Álvarez, y en ella funcionó por un tiempo la Escuela de Bellas Artes "Felipe Guamán Poma de Ayala", y finalmente la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga adquirió el inmueble en 1978. Actualmente esta casona ha sido restaurada por la propia universidad y la corporación española en el Perú.

Referente al valor histórico del inmueble queda reconocido desde 1972 con la resolución suprema 2900-27-ED, que lo declara parte integrante del Patrimonio Cultural de la Nación. En el año 2000, la universidad de Huamanga se interesó en la recuperación de dicha propiedad. En consejo universitario el 14 de julio con R. N° 233-2000-UNSCH. CU-2000 se autorizó y se aprobó el proyecto de restauración.

En la actualidad, la casona Velarde Álvarez, viene funcionando como una casona cultural donde se realiza diversas actividades culturales y académicas como exposiciones fotográficas, música, danza, teatro.

Volver
Comunicaciones Al Día SAC - Diario Jornada © 2013
Jr. Sol 291  - Ayacucho
966612781 - #311235 - 966679239 - #261326
Todos los derechos reservados
Webmaster