2017 06 21 ano nuevo

Se da inicio al Año Nuevo Andino (Foto: Chaco informa)

Uno de los días importantes de la cosmovisión andina es la celebración del solsticio de invierno, estimado el 21 de junio, día más corto del año, cuando el sol emite los rayos más tenues entre los días del año andino.

“Estamos en una temporada de ‘pacha chiriq’ (tierra fría). El sol se encuentra lejos de la tierra, el frío está en aumento; es momento de pedir al ‘Tayta Inti’ (Padre Sol) que regrese”, afirmó Leonel Fernández “Pacha”, promotor turístico de la Asociación ‘Kunturkanki’.

El antropólogo, Walter Pariona Cabrera, docente de la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga (Unsch) mencionó que “Se tiene que testimoniarle al dios Inti, la eternidad y total entrega de sus hijos, con sumisión y respeto, porque terminó el periodo de la cosecha e inicia un nuevo ciclo en la agrícola”

“Las ofrendas al ‘Tayta Inti’ varían de pueblo en pueblo. El sacrificio común es de una llama, elegido por su belleza, adornada con flores, frutos y trajes bordados, Antes de ser sacrificado, la llama, los pobladores piden al animal entregue a la ‘Pachamama’ (madre tierra) todos los deseos. La sangre del sacrificado es regada en la Pachamama, y su cuerpo es enterrado”, mencionó ‘Pacha’.

Estas prácticas han cambiado. Para Walter Pariona “La ceremonia consiste en que los participantes depositen las ofrendas en el altar mientras el sacerdote encargado entrega a los participantes hoja de coca y agua ardiente, mientras ellos oran a la divinidad andina, se quema las ofrendas para posterior entierro. Este rito representa desechar lo malo del ‘año viejo’ y pedir a los dioses andinos mayor fertilidad en la Pachamama para mejorar la producción de agricultura y ganadería”.

En la época incaica estas prácticas eran oficializadas por el gobierno, con la finalidad de mantener el equilibrio entre los hombres y los dioses andinos, sobre todo celebrar la alineación de la luna con la tierra. Estas festividades se fueron inutilizando en el tiempo.

Para el Antropólogo, Walter Pariona, parte de la perdida de estas costumbres es por la colonización. “Con la imposición de la cultura occidental se marginó las prácticas de nuestros hermanos andinos; más aún en la colonización al establecerse dos repúblicas: una incaica y otro españoles; esto marcó una diferencia política y social, la división de dos mundos diferentes. Esto trajo consigo desprecio, discriminación a nuestros hermanos, que hasta ahora lo percibimos”, agrega.

“La importancia de estas prácticas es revalorar las habilidades ancestrales. Siempre hemos pensando que todo lo que viene de occidente es bueno, estamos equivocados. Nuestros antepasados también desarrollaron la ciencia”, finalizó Walter Pariona.

Volver
Comunicaciones Al Día SAC - Diario Jornada © 2013
Jr. Sol 291  - Ayacucho
966612781 - #311235 - 966679239 - #261326
Todos los derechos reservados
Webmaster