2017 05 13 FARMACIA

> Químicos farmacéuticos deberían especializarse para mejorar la atención en  el primer nivel.

Ayacucho, es una de las regiones con mayor comercio ilegal de medicamentos a nivel nacional, esta situación se da principalmente en el Vraem (Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro).

Anualmente, la Dirección Regional de Medicamentos, Insumos y Drogas (Diremid) incauta el 30% de medicamentos adulterados, a través de la unidad Contrafarma que se encarga de la identificación de productos de dudosa procedencia.

De acuerdo al registro de la Diremid, en la región de Ayacucho, existen 358 boticas, 20 farmacias y 15 drogerías formalizadas, sin embargo hay un crecimiento de los establecimientos informales y sin la presencia de químicos farmacéuticos.

LA FARMACIA EN HUAMANGA. La primera farmacia en la ciudad, data de los años 1940, con un número reducido de establecimientos que brindaban atención a la población huamanguina.

Entre las farmacias pioneras están: farmacia Ayacucho de Mariano Medina, botica Central del médico García del Barco, que años más tarde se convierte en 'Del Pino', farmacia Huamanga, Guadalupe, Humanitaria.

"En esas épocas habían pocos médicos y la primera opción era los farmacéuticos. Cabe resaltar, que en esos años, los farmacéuticos preparan las medicinas, con fórmulas magistrales y algunas horas de entrega. Actualmente, esto ha cambiado por un tema comercial", comentó José Del Pino Altamirano, propietario de la farmacia Del Pino.

Sin embargo, la práctica de la población de acudir a las farmacias ay boticas, antes que al servicio de salud continúa con el paso de los años.

Al respecto, la decana del colegio de Químicos Farmacéuticos de Ayacucho, magali Vicente Sánchez precisó que esto se debe a que las farmacias son el 'primer nivel atención'.

"Lo queramos o no somos el primer nivel de atención. Hay que ser realistas, lamentablemente muchas personas no llegan a obtener un cupo de atención en los centros de salud y por eso la población prefiere acudir a los farmacéuticos", indicó.

Sin embargo, también precisó que existe la necesidad que el personal farmacéutico este capacitado para atender en el primer nivel de atención.

"Los farmacéuticos pueden satisfacer alguna de las demandas de atención en salud básicamente en primer nivel de atención y para ello necesitamos capacitarnos más y conocer nuestras limitaciones", acotó.

COMPETENCIA DESLEAL. La apertura de las cadenas farmacéuticas ha generado una competencia 'desleal' a las farmacias y boticas locales debido a que se comercializa los medicamentos por presión de venta.

Un caso contrario y muy particular es el que ocurre con la farmacia Del Pino, que pese a la competencia desmedida de las cadenas de farmacia, se mantiene vigente y en la preferencia de los usuarios.

"Cuando ingresos las cadenas de farmacias en el 2001, pensé que íbamos a quebrar y cerrar el local, como ocurrió en otras regiones. Pero me sorprendí de mantener a los usuarios, creo que es un tema de confianza aunque la competencia es muy fuerte", precisa José Del Pino.

Añadió que la principal éxito de su comercio es cuidar rigurosamente la fecha de los medicamentos que se comercializan. Además de respetar la recetas emitidas por los médicos.

Volver
Comunicaciones Al Día SAC - Diario Jornada © 2013
Jr. Sol 291  - Ayacucho
966612781 - #311235 - 966679239 - #261326
Todos los derechos reservados
Webmaster