«Además de ser docentes somos psicólogos, enfermeros, de todo un poco»

«Además de ser docentes somos psicólogos, enfermeros, de todo un poco»
> Elizabeth Canchari Felices, maestra en la comunidad de Sarhua.
Liz Analí Quispe
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  
Ser un maestro de las escuelas rurales es sinónimo de esfuerzo, dedicación y servicio. Pese a las brechas existentes trabajan para brindarle a todos sus estudiantes y sus familias mecanismos para tener una mejor calidad de vida.
En estas áreas de la región, debido a las limitaciones y carencias, además de maestros, ellos se convierten en psicólogos, enfermeros, trabajadores sociales, entre otros. A continuación, conoceremos a Elizabeth Canchari Felices, egresada de la Universidad Nacional de Educación «Enrique Guzmán y Valle», La Cantuta, actualmente directora designada de la I.E. JEC «Nuestra Señora de Asunción», en la comunidad de Sarhua.

¿Qué es ser maestro de una escuela rural para ti?

Ejercer la docencia implica en principio vocación, un apostolado, mucha voluntad y, sobre todo, mucha carga afectiva en lo que haces para interactuar con tu comunidad educativa e involucrarte con sus necesidades y demandas, incluso llegar al nivel del sacrificio en determinados casos. En el caso de los docentes que trabajamos en las zonas rurales tenemos que dejar la familia lejos, viajar de madrugada y en las comunidades donde nos encontramos pues no siempre hay servicios básicos como de salud, movilidad, comunicaciones, agua, entre otros. Hay múltiples dificultades, pero donde el deber nos llama haciendo patria estamos ahí por nuestra niñez y nuestros adolescentes, por forjar a los futuros ciudadanos de nuestro país.

¿Influye la desigualdad social en el logro de sus objetivos?

Claro que sí, porque las condiciones educativas como infraestructura e implementación de distintos recursos que son muy necesarios son muy limitados en pleno siglo XXI. Por ejemplo, en este contexto de pandemia se han desnudado las grandes carencias, brechas y desigualdades que existen, tanto es así que hablamos de escuelas rurales y urbanas y, si los ponemos en paralelo, las urbanas tienen más ventajas y obviamente esto dificulta el logro que queremos obtener.

¿Qué dificultades y obstáculos han venido atravesando en la comunidad educativa de Sarhua, sobre todo en este tiempo de pandemia?

Siempre se habla de calidad educativa, pero en nuestras escuelas rurales falta mejorar mucho las condiciones, creo que estamos en ese proceso. Se debería trabajar por el fortalecimiento de las capacidades docentes, presencia de personal como psicólogo, asistente social porque la violencia social interna que sufrió nuestro país tiene consecuencias colaterales, pero no hay una implementación de ese tipo de personal que acompañe a las familias y eso tiene una repercusión en los hijos y las siguientes generaciones. Si bien es cierto, son importantes las computadoras, infraestructura, internet, pero también esta ese lado humano. Por otro lado, no hay una preocupación por el personal docente y directivo, hay na sobrecarga administrativa. Yo estoy aquí en Sarhua desde el 2008 y no he visto muchos cambios significativos, yo creo que falta mucho más. Pero en medio de ese contexto azaroso estamos luchando día a día, pese a la condición económica muy precaria de las familias y los problemas sociales, ahí estamos los docentes siendo docente, psicólogo, enfermero, un poco de todo, tratando de ayuda y más aun con esta situación de la educación a distancia.

¿Cómo lograron superar las dificultades existentes de la educación a distancia?

Aquí debemos agradecer el soporte de nuestras autoridades locales. Empezamos a trabajar la radio local y con los altavoces, pues por el tema de economía no podíamos hacer clases por zoom, meet u otras plataformas. Pero vimos la siguiente situación, los altavoces si bien es cierto tenían un propósito positivo, pero generaban una contaminación auditiva porque era todos los días de 8:00 a. m. a 2:00 p. m. Frente a esta situación, los papas sensibilizados de la importancia de que sus hijos accedan a la educación, también se empezó a utilizar el WhatsApp, el medio más económico. En Sarhua, estamos un grupo de docentes permanentemente, nosotros somos una especie de ancla y soporte con los que están afuera como Ica, Lima u otras latitudes. Por otro lado, estaos haciendo visitas domiciliarias para acompañar a nuestros estudiantes y a las familias. Lo mismo con las autoridades siempre estamos en dialogo permanente por si existe una dificultad.

¿Cuál fue la motivación para continuar en este camino?

La mejor motivación es querer un mejor país en este caso a través de nuestros jóvenes rurales. Lo que quisiéramos es que haya más oportunidades, interactuamos con ellos porque son nuestro presente y futuro, nosotros ya nos vamos, ellos vienen en nuestro reemplazo, son quienes forjarán el desarrollo de nuestro país. Siempre estamos orientándolos para que puedan cumplir sus sueños y metas, esa será nuestra alegría. Verlos logrados, buenos ciudadanos para nuestro país, eso es nuestro anhelo. Queremos que este círculo de la pobreza extrema se supere, es triste ver tanta carencia material, tenemos mucho talento, pero nos falta oportunidades y mejorar las condiciones de nuestras comunidades, si se supera esto va ser una vida distinta, más digna. Los chicos claman una oportunidad y qué mejor que con la educación.

Como referente de los maestros de las zonas rurales, ¿Qué deberían hacer las autoridades para mejorar las condiciones de los maestros y estudiantes de esta área de la región?

Primero, que se tome en cuenta un enfoque de territorialidad, o sea ver las necesidades y demandas de cada una de las comunidades educativas rurales; segundo, articular, siempre estemos en esa comunicación constante, muchas veces la comunicación es muy vertical, yo creo que nuestras escuelas sean urbanas y rurales tienen mucho que decir, hay experiencias valiosas. Lo otro, financiamiento, hasta cuando el PBI al sector de educación va ser muy ínfimo, si hay mayor inversión podemos mejorar estas grandes diferencias que existen, sin dejar de lado el bienestar del docente, creo que un docente apreciado, valorado puede hacer grandes cosas por nuestro país. Veamos la educación cm un derecho y no como un servicio que tampoco está bien implementado.

Sus palabras para finalizar

Saludar a nuestro esforzado y sacrificado magisterio y ese minuto de silencio por los más de 2 000 colegas que nos han dejado y las familias afectadas. Nosotros los docentes estamos como un soldado al frente a la expectativa de las luchas, las luchas no solo están en las huelgas sino en cada día de labores que hacemos en condiciones adversas. Hoy en una fecha significativa hacemos llegar nuestro saludo, reconocimiento y abrazo a cada maestro que está en cada rinconcito de nuestro país haciendo patria.
Visto 887 veces
Ir arriba
JSN Time 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework