Otoniel Ccayanchira, 45 años difundiendo los estilos musicales tradicionales de la región

Otoniel Ccayanchira, 45 años difundiendo los estilos musicales tradicionales de la región
> Otoniel Ccayanchira, natural de Chungui, La Mar.  
Liz Analí Quispe 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
Ayacucho cuenta con grandes intérpretes y músicos, quienes desde su posición aún rescatan nuestra música originaria, por convicción sin fines comerciales. En esta ocasión conoceremos a Otoniel Ccayanchira, ejecutor del arpa ayacuchano cuya pasión por este instrumento inició a los 12 años.
Con 45 años de trayectoria, natural de Chungui, La Mar, el destacado arpista aconsejó a los jóvenes artistas continuar con este legado musical y revalorar y difundir los estilos musicales tradicionales de la región.

¿Cómo nace tu pasión por la música, especialmente por el arpa?

Todo arte, toda actividad del ser humano viene del vientre materno. Inicio en el arpa a los 12 años, pero en mi niñez aprendí a tocar la guitarra, la quena, la antara y otros, pero me quedé definitivamente con el arpa.

¿Qué ritmos musicales has venido difundiendo a lo largo de estos años?

La música es una ciencia, es por eso que he ido avanzando acumulando experiencias para dejar un legado a la posterioridad. Ejecuto varios ritmos musicales porque la música andina es variada, tenemos la música andina propiamente dicha, la música indígena y la música mestiza de Huamanga Señorial, cada clase social tiene su ritmo musical. Por ejemplo, la música andina es término medio, la música indígena es más alegre, bailable, jaranero y la música huamanguina es nostálgica, pero significativa, tiene contenido poético.

¿Cómo este instrumento ha repercutido en tu vida?

Hago música por convicción. Tuve reconocimientos y, obviamente, ha sido y es parte de mi ingreso económico. Durante mi vida artística he participado en varias presentaciones, he representado al Perú en un festival de arpa latinoamericana por el bicentenario de la Independencia de Argentina, el único arpista ante 40 artistas del continente. Sin embargo, no hay una política de apoyo de reforzamiento al artista para masificar nuestro trabajo musical a nivel mundial porque para eso se requiere financiamiento, buen instrumento, relacionarnos con otros artistas, entre otros.

En mi caso, yo adquirí un arpa de segunda y eso me ha motivado para ser un lutier, yo labro la madera y expreso mis sentimientos musicales a través del arpa, pero ahora, por el momento, casi la mayoría de fabricantes de instrumentos estamos limitados por la falta de materiales y apoyo financiero.

¿Cómo ves el futuro del arpa en la región?

Aquí hay dos vertientes: hay quienes se dedican a la música por cuestión comercial y otros por convicción. La mayoría de la juventud se ha inclinado a la cuestión comercial y es más imitativo, al estilo de la serranía de Lima, ni siquiera ayacuchana. Somos muy pocos los que abrazamos el arpa ayacuchana por convicción. Aconsejaría a la juventud acercarnos a nuestras raíces y difundir nuestros ritmos tradicionales.

¿Qué actividades se debería hacer para que la ejecución del arpa no desaparezca?

Hace años conversaba con los consejeros para que puedan aperturar un presupuesto para enseñar la música ayacuchana, para impartir nuestros conocimientos, que sea gratuito dirigido a todos, sin limitaciones, pero esa idea no prospera, nosotros estamos aptos para enseñar a quienes deseen aprender a tocar el arpa ayacuchana.
Visto 936 veces
Ir arriba
JSN Time 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework