Ima Sumaj y Moisés Vivanco en el imaginario popular del peruano

Ima Sumaj y Moisés Vivanco en el imaginario popular del peruano
> El Atuq - Maqtikucha.
Jornada | Redacción 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.com
 
Su registro vocal sorprendente hasta ese entonces de seis octavas, cuando las cantantes de ópera llegaban apenas a cuatro o cinco, admiró al mundo. Pero ese registro vocal y la enseñanza del quechua se debe al hermano de Moisés, Heraclio Vivanco Allende, musicólogo y compositor quien la enseñó impostación de voz y el idioma.

Preparada así, ya estaba lista para triunfar y conquistar el mundo gracias a los hermanos Vivanco Allende.

Sus primeros viajes al exterior, Argentina, Brasil y México fue apoyado por el mecenas Rafael Larco, que sufragó parte de esos gastos.

Las cualidades artísticas, así como sus triunfos, tanto de Ima Sumaj y Moisés Vivanco, pergeñadas por la diplomática y escritora peruana Carmen Mc Evoy, el 9 de octubre del 2018 en Madrid. Son sumamente importantes para comprender a esa dualidad de agua y aceite o limón y naranja, por la incompatibilidad de caracteres de ambos. Casados y divorciados dos veces, con un solo hijo.

Cuando se separan artísticamente, “se acabó la magia”. La magia del creador y la intérprete. Juntos son el todo. Separados, nada.

“Ella vive de la ficción de la música. Él vive de sus composiciones”

“La voz de ella lo ha opacado a Vivanco”.

Son los tantos asertos de la señora Mc Evoy en esa conferencia, esclarecedora para todos los artistas peruanos. JUNTOS SON EL TODO; SEPARADOS SON EL NADA.

Cuando en la década de los 50 volvieron juntos al Perú, después de sus exitosas presentaciones en todo el mundo. Todos los músicos y artistas peruanos. fueron multitudinariamente al aeropuerto de ese entonces, Corpac Limatambo a recibirlos y llevarlos triunfalmente hasta la Plaza San Martín. Ningún artista o políticos de ese tiempo habían tenido tal honor. Fue el pueblo de Lima con su mayoría de provincianos quienes se organizaron espontáneamente para recibir y honrar a sus artistas. Nunca se repitió ese caso ni para la selección de futbol del Perú.

Pasado ese tiempo de idolatría espontánea, Ima Sumaj terminó sus días cantando en bares y restaurantes de Estados Unidos; Moisés Vivanco retirado en Madrid componiendo Marchas Militares para las bandas militares del Perú.

El reconocimiento del Estado Peruano y de las autoridades, no es similar para ambos ídolos. A Ima Sumaj, el gobierno de Toledo, le otorgó el Orden del Sol. Para Moisés Vivanco, NADA.

Ignoramos si Cajamarca la distinguió de alguna manera a Zoila Augusta Emperatriz, hija ilustre de esa Región. Pero sí estamos enterados que al Indio Mayta le han dado múltiples reconocimientos.

A Moisés Vivanco Allende, Huamanga y sus autoridades no le han reconocido ni la casa donde nació y vivió este gran artista. Será porque no tiene ayayeros ni parientes que le estén prendiendo velas y reclamando honores y merecimientos válidos. No soy pariente de uno ni de nadie, pero tuve el honor de conocerle cuando volvió a su tierra natal, hace muchos años y testimonié ese encuentro en mi libro “Historia del Wayno Huamanguino”.

¿Así debe suceder siempre?

¡¡Qué pueblo y que país donde vivimos!!.
Visto 644 veces
Ir arriba
JSN Time 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework