12.9 C
Ayacucho
martes, mayo 21, 2024
InicioCULTURALEdilberto Jiménez: “Hacer retablos es hacer memoria”

Edilberto Jiménez: “Hacer retablos es hacer memoria”

Ayacucho es reconocido a nivel mundial por la creación de retablos. Entre uno de los más destacados se encuentra Edilberto Jiménez, originario del distrito de Alcamenca, provincia de Víctor Fajardo.

Perteneciente a la Familia Jiménez, reconocida ampliamente por sus contribuciones al arte de los retablos. La fama de esta familia artística tiene origen con el padre del maestro Edilberto, Florentino Jiménez.

Los Jiménez tienen sus raíces en una comunidad quechua-hablante. A pesar de la migración de su familia, Edilberto creció inmerso en el arte, al igual que sus hermanos, quienes han llevado su arte a diferentes rincones del mundo: uno reside en Italia, otro en Estados Unidos, y Edilberto viaja frecuentemente a diversos países, consolidando así la presencia internacional de la familia.

La pasión por los retablos es transmitida de generación en generación en la familia Jiménez. Las obras de la familia se encuentran hoy en día en museos y colecciones privadas alrededor del mundo, testimonio de su influencia global.

Artesanía en resina espera promover el patrimonio cultural

A pesar de la difícil situación durante los años de conflicto en Ayacucho, Edilberto fue el único hijo que permaneció junto a su padre, mientras que el resto de la familia había emigrado a Lima en busca de mejores oportunidades.

Trayectoria artística con los retablos

Edilberto Jiménez centró gran parte de sus obras en narrar y reflexionar sobre el periodo de conflicto armado que azotó al Perú, en particular en la región de Ayacucho y su pueblo.

Para Edilberto, el arte de la elaboración de los retablos es una herramienta para documentar y mostrar el contexto socio-político en el que se encuentra inmerso. Sus retablos se convierten en testimonios y memorias de aquellos que vivieron los años de conflicto en el país.

Ciprián Fernández: Cuatro décadas de trayectoria textil en Vinchos

El estilo único de Edilberto, caracterizado por su detallismo y profundidad narrativa, captura la atención de todo el mundo. Sus retablos son exhibidos en prestigiosos museos y galerías internacionales, consolidando su posición como uno de los artistas peruanos más destacados y reconocidos.

Edilberto amplió su mirada para abordar temas contemporáneos que afectan a la sociedad peruana y global. Durante la pandemia de COVID-19, creó retablos que reflejan los impactos y consecuencias de esta crisis sanitaria, mostrando el sufrimiento, la solidaridad y la resiliencia de las personas frente a la adversidad.

Además, aborda las coyunturas políticas actuales en sus obras. A través de sus retablos, se puede presenciar una perspectiva crítica y reflexiva sobre la situación política del país y su contexto.

Artista plástico André Berrocal difunde su trabajo en acuarela

Los tradicionales retablos de memoria

El arte del retablo ayacuchano experimentó un resurgimiento en la década de 1940 con el movimiento indigenista, redescubriendo y valorando la artesanía folklórica. Desde entonces, los retablos han evolucionado, dando lugar a obras artísticas y a artesanías comerciales, ambas categorías reconocidas y apreciadas en el ámbito cultural.

Entre algunos retablos analizados, se resalta la complejidad y profundidad de sus dibujos y retablos, que van más allá de simplemente reflejar la visión del mundo andino. Edilberto, para muchos, se convierte en narrador de su herencia cultural, y un artista con una voz propia y distintiva. En sus creaciones, emplea un estilo detallado, llenando el espacio vacio con historias y vivencias cotidianas.

Temáticas abordadas

Uno de los temas recurrentes en sus dibujos es la representación de las mujeres viudas, víctimas de la violencia durante el conflicto armado interno. Estas mujeres eran arrestadas y entregadas a miembros de autodefensa como “esposas”, enfrentando sufrimientos inimaginables.

Ciriaco Sosa y su travesía en la línea artesanal textil ayacuchana

En una de sus obras, Edilberto retrata los rostros de estas mujeres en las paredes de un cuartel, capturando el dolor y la angustia que vivieron. Aunque se basa en testimonios específicos, el artista logra evocar la experiencia colectiva de muchas mujeres a lo largo del conflicto.

Otro dibujo impactante muestra la masacre de una familia campesina completa, incluidos los niños, perpetrada por soldados. Las líneas temblorosas y el espacio vacío que acompañan la escena representan la inquietud y el temor de los soldados, muchos de los cuales eran hijos de campesinos obligados a cometer actos atroces.

- Publicidad -
ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS POPULAR