Los retos del nuevo alcalde | Editorial

Los retos del nuevo alcalde | Editorial
Editorial
  

Con alguna experiencia en la administración pública, el nuevo alcalde de la ciudad, Juan Carlos Arango, tiene que afrontar una herencia que viene desde muy lejos: el desorden y el crecimiento de la ciudad de Huamanga.

El primero de ellos, al perecer de muchos ciudadanos es el transporte público y privado. Partamos de que la ciudad de Ayacucho tiene claramente definido su centro histórico, de calles estrechas, con veredas que ponen en riesgo la vida de los peatones. La congestión es resultado de que la mayoría de las instituciones de la administración pública y los principales centros comerciales y financieros se ubican en el centro monumental.

A esto agregamos, que la mayoría de los servidores públicos y privados trabajan en esas instituciones se deben trasladar desde los barrios donde residen, bien en un vehículo particular o en el transporte público, esto sin contar con los estudiantes de los colegios públicos y privados.

Pero no dejemos de lado a los usuarios que concurren a las instituciones para solucionar sus problemas. Los más demandados no son del sector público, salvo cuando hay marchas o movilizaciones, sino los clientes de las entidades financieras.

Reordenar el tránsito va de la mano con la reubicación de las instituciones públicas y privadas, que además ocupan casonas coloniales que deben visitar los turistas, convertidos en museos o centros culturales.

Tenemos en derecho de vivir en una ciudad amigable, donde sea agradable la convivencia. Tenemos el derecho de pasear por calles descongestionadas, sin el peligro de ser atropellados por un vehículo o ser víctima de un robo.

Pero, además, con el reinicio de los vuelos de Ayacucho a Cuzco, de una u otra manera constituimos parte del circuito comercial, ligado a la capital del imperio de los Incas, el principal atractivo turístico del país.

Estamos a dos años del Bicentenario de la Batalla de Ayacucho. Es importante que, en el presupuesto nacional del 2023, exista una partida exclusiva para las obras de Ayacucho, que no se hagan a última hora, sino que ya deben comenzarse a ejecutar.

Tenemos por ejemplo una zona tugurizada entre el Marcado Central y el Templo de Santa Clara, cuyos comerciantes deben ser reubicados. Viendo incluso la posibilidad de construir un segundo nivel en el Mercado Central para reubicar lo que en algún momento fue la plazuela de Santa Clara.

Hay dos mercados más que generan la congestión, uno ubicado entre la calle Nueva, el jirón Libertad y el jirón Grau, y el otro el 12 de abril. Están la zona monumental y en la ruta que comunica la plaza mayor con el barrio artesanal de Santa Ana, el tradicional barrio de San Blas y el convento de Santa Teresa. Su reubicación debe ser perentoria.

Visto 114 veces

Modificado por última vez en Viernes, 18/11/2022

Ir arriba
JSN Time 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework