¿Reconstrucción con cambios? | Editorial

¿Reconstrucción con cambios? | Editorial
Editorial
 
¿Reconstrucción con cambios?
 
El desastre causado por el Fenómeno del Niño, sumado al Ciclón Yaku, es algo inédito en el país. No hay comparación los desastres naturales que se dieron en el segundo gobierno de Belaunde, con el de 1998, en el gobierno de Fujimori y el de 2017, en el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski.

Es bueno situar los hechos en su contexto. Y ver lo que nos dejó el último Fenómeno del Niño de 2017, Kuczynski creo La Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, a través de la Ley 30556 del 29 de abril de 2017. Lo denominó Reconstrucción con Cambios, porque hubo un presupuesto destinado para ejecutar obras, no sólo de reconstrucción vial y descolmatación de los causes de los ríos, sino otras obras necesarias para evitar daños posteriores.

¿Por qué este proceso de reconstrucción con cambios no alcanzó sus objetivos? Los medios de Lima, parecen tener amnesia. Olvidan que muchas de las obras ni siquiera se iniciaron, por el bloqueo a toda iniciativa del Ejecutivo, por un congreso dominado totalmente por el fujimorismo, que tenía 73 congresistas, que eran manejados por la Mototaxi, el chat de Fuerza Popular.

La razón era que el congreso, dominado por una mayoría abrumadora del fujimorismo, estaba más interesado en la vacancia del presidente que en la ejecución de las obras que necesitaba el norte del país. Es memorable la frase de Keiko Fujimori: Que no se hagan esas obras, hay que dejarlas para que las hagamos nosotros cuando ganemos las elecciones.

Una revisión de la conducta del congreso, cuando el fujimorismo tuvo una mayoría aplastante, es necesario realizarlo, porque sólo así podemos entender la perversidad de Keiko Fujimori, a quien no le intereso el bienestar del país sino vengarse y humillar a quien le había ganado el 2016.

Ahora estamos nuevamente enfrentando un desastre que va tener mayores repercusiones en la economía del país, en momentos en que vivimos una situación de enfrentamiento social, especialmente en el sur, donde se pronostica una sequía que tendrá también consecuencias desastrosas en las familias andinas.

Lo lamentable, es que, en estas tragedias, los que más sufren son los que menos tienen, los más pobres que viven en zonas periféricas.

Muchos los culpan de vivir en esas zonas, cuando olvidan que hace muchos años, que no existen planes de vivienda desde el estado, para los sectores de menores recursos, como se hizo en el gobierno de Odría, o para la clase media, como fueron los proyectos de Belaunde Terry, en su primer y segundo gobierno.

Visto 114 veces

Modificado por última vez en Viernes, 17/03/2023

Ir arriba
JSN Time 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework