Justicia que tarda no es justicia | Editorial

Justicia que tarda no es justicia | Editorial
Editorial
Justicia que tarda no es justicia
 
Este es el caso de la Familia Palomino Sulca, que durante largos meses demostró que su propiedad había sido titulada de manera irregular por COFOPRI, como perteneciente a la comunidad de Hualla, por ser unos terrenos que están en esa comunidad, donde existen terrenos comunales y terrenos privados familiares, como es el caso de los de la familia Palomino Sulca.

La familia Palomino Sulca demostró que los terrenos eran de su propiedad y en atención a la normatividad vigente, se les debería reconocer su propiedad ya que ellos huyeron los las amenazas que recibieron de parte de sendero luminoso, la organización terrorista que sembró de dolor a la zona rural del país.

Todo estaba encaminado para que se resuelva el caso, pero intervinieron de pronto el Gerente General del gobierno regional Richard Prado y el Gobernador Regional, Wilfredo Oscorima, quienes dieron por concluido el, proceso en la vía administrativa y pidieron se anulen las sentencias que favorecían a los herederos Palomino Sulca, y que todo lo actuado sea derivado al poder judicial.

El proceso se inició en el 2010, han trascurrido 12 años y hasta el momento no hay una decisión firme de parte del gobierno regional, pese a que el Juez ha resuelto que no procede la anulación de las resoluciones dictadas por la Dirección Regional Agraria. El expediente está en manos de Carlos Rua desde hace un año y no hace nada en absoluto.

Pero lo más grave, es que uno de los miembros de la familia Palomino Sulca ha sido víctima de un ataque con arma blanca, hecho que denunciado ante la fiscalía y no ha conseguido la detención del agresor, perfectamente identificado, según señala la víctima.

Este problema, por no haberse actuado de manera oportuna, cuando la Dirección Regional Agraria reconoció la propiedad de la familia Palomino Sulca, y luego declaró infundado la apelación de la comunidad, en la actu8alidad ya no se estarían cometiendo actos que pueden llevar incluso al asesinato de los integrantes de la familia Palomino Sulca.

Esta es otra de las herencias que hay dejado el terrorismo en el país, y en especial en las zonas rurales de la región Ayacucho, donde muchos propietarios tuvieron que abandonar sus bienes inmuebles, como terrenos y casas, y huir a otras ciudades en busca de seguridad. Y, al retornar años después, se encontraron con que habían sido invadidos sus terrenos y titulados incluso por COFOPRI.

La familia Palomino Sulca debe ser atendida en su demanda. Ya es tiempo de que se haga justicia.
Visto 151 veces

Modificado por última vez en Jueves, 29/09/2022

Ir arriba
JSN Time 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework