14.9 C
Ayacucho
viernes, 2 junio, 2023
spot_img
InicioCULTURALEl retorno de las tablas de Sarhua a su máximo esplendor

El retorno de las tablas de Sarhua a su máximo esplendor

Imasumacc Vargas Ruíz
[email protected]

La creación artística de los artesanos andinos y algunos de los pueblos indígenas y afrodescendientes no fue considerado un arte. Es así, que los grandes “artistas plásticos peruanos” protestaron cuando, el general Juan Velazco Alvarado, durante el gobierno militar, le dio el premio nacional de cultura a Joaquín López Antay.

Vino el periodo del oscurantismo, del desprecio a lo indígena luego del conflicto interno, y fueron dejado de lado el trabajo artístico de los artesanos andinos. Los retablos de Edilberto Jiménez son más reconocidos en el extranjero, que en el país y menos todavía en Ayacucho.

Algo parecido sucedió con las tablas de Sarhua, que algún despistado periodista y un militar menos informado, las consideró una apología al senderismo. Nada más lejos de la verdad, pero con la ignorancia y el anti comunismo visceral, que ven como terrorista a una mujer en la playa con bikini rojo, no hay que hacer.

Por eso, es saludable que en los últimos años, ha resurgido con fuerza, como el ave fénix, la cultura artesanal que está cobrando importancia en todos los espacios. Entre los trabajos artísticos más distinguidos se encuentran las Tablas de Sarhua, trabajos realizados por artistas de esa comunidad, donde narran la vida cotidiana de las familias.

Uno de sus máximos exponentes es el artista y artesano Alejo Porfirio Ramos Yanamé. Según sus propias palabras, comenzó su vida artística a los 12 años. Desde ese entonces a dedicado su vida a la elaboración de las tablas pintadas, con la finalidad de fomentar y revalorar la identidad artística de Sarhua.

Para no dejar la práctica y continuar con el legado familiar, enseñó a sus 5 hijos el arte del dibujo en tablas. Por su dedicación a una vida llena de cultura logró obtener varios reconocimientos regionales y nacionales. En el 2021, el Ministerio de Cultura lo reconoció como maestro originario “Amauta de las Tablas de Sarhua”.

LA IDEA DE INNOVACIÓN

Eliazar Ramos Huamaní, hijo del Amauta Porfirio, continúa con el legado familiar. Desde sus 12 años, al igual que su padre, ha sentido la pasión por el arte de la pintura.

Tras la participación de diversas ferias artesanales, en compañía de su padre, Eliazar logró identificar artesanías que podían ser utilizados por la población, más no, solo de mostrador. Es en ese momento donde nace la idea de crear artesanía con utilidad: las carcasas de los celulares.

Al inicio no fue fácil. La mayor parte de la tradición de las Tablas de Sarhua eran plasmados en madera o en maguey. Sin embargo, tras la persistencia y constancia lograron realizar dibujos sobre tela, cuero y plásticos.

Cada error fue un aprendizaje más. Es así que comenzaron con la producción de carcasas de celulares. Al comienzo no tenían técnica, fue con la práctica que consiguieron mejores acabados. Solían demorar en culminar una sola pieza durante semanas. Ahora, el tiempo se ha reducido.

Esperan que, disminuyendo el tiempo, pueden encontrar un nicho en el mercado de carcasas de celulares, especialmente en los turistas que visitan Ayacucho y otras ciudades de la sierra, conde pueden vender sus productos originales.

Sarhua es un distrito de la provincia de Fajardo, en el departamento de Ayacucho. Desde la capital del departamento hasta la comunidad se puede llegar en tres horas. Vale la pena dar una visita a este pueblo originario, que mantiene viva sus tradiciones, su ropa y su idioma materno.

Artículos Relaciones

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img