10.3 C
Ayacucho
sábado, abril 13, 2024
- Publicidad -
InicioEDITORIALJuego limpio universitario | EDITORIAL

Juego limpio universitario | EDITORIAL

El fair play o juego limpio, o es aplicable sólo a los deportes. Hay que extenderlo a todas las instituciones donde se dan competencias, como la elección de las nuevas autoridades en la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga.

La crisis de los partidos políticos y la despolitización en las universidades, les está pasando factura a estos centros de estudios superiores. Los partidos políticos del siglo XX nacieron en su mayoría al impulso del movimiento universitario. El partido Aprista, el Partido Socialista fundado por Mariátegui y sus múltiples divisiones, El Frente de las Juventudes que devino en Acción Popular e incluso la Democracia Cristiana, surgieron en base al respaldo y entusiasmo de jóvenes estudiantes y maestros comprometidos con sus ideas.

Llegar al rectorado de la universidad no era baladí: pagan mejor al rector y por eso quieren ser rectores, indican algunos estudiantes y hasta profesores de la universidad huamanguina. ¿Tan bajo ha caído la institución, que el interés es meramente mercantil?

Sin principios, no hay ética. Hay que aceptar, que la formación política de los estudiantes y profesores es importante para el desarrollo de la universidad. Solo, sabiendo que tipo de universidad se aspira tener, podemos ir descartando a quienes buscan llegar al gobierno universitario.

Justamente, la razón de este EDITORIAL es el juego limpio, indispensable en todo proceso electoral. La universidad es pequeña -incluso si hablamos de universidades como San Marcos-, no es ninguna sorpresa saber quiénes son los potenciales candidatos a los más altos cargos de gobierno universitario: rectorado y vicerrectorados.

Las maniobras y pactos bajo la mesa, como el intento de impedir que un docente, que es público en el ambiente universitario que desde hace años aspira, a que, llegado el momento, postularía a los cargos de mayor nivel de gobierno, lo propongan para que sea presidente del Comité electoral.

¿No existen más profesores principales? Por supuesto que existen muchos profesores universitarios a quienes, ocupar cargos de gobierno o administrativos, no está en su perspectiva profesional ni académica.  Y eso no es un demérito, sino quizás, por el contrario, una virtud.

Volviendo al tema de las elecciones en la Unsch. Hay que jugar limpio. La Unsch requiere, no recuperar el pasado glorioso, sino construir un futuro brillante del que todos se sientan orgullosos, y de manera especial, los jóvenes estudiantes, cuyo esfuerzo y compromiso en esta tarea es vital.

Por supuesto, el concurso de profesores que tengan ideas claras de que debe ser la Unsch en estos nuevos tiempos. Los profesores, agrupados sobre la base de ideas comunes, comprometidas con la universidad y su entorno, podrán liderar la transformación, para que la universidad huamanguina, enfrente estos nuevos retos.

La falta de un programa, de una mirada seria al problema nacional y universitario, da la impresión de que, a muchos docentes, algunos candidateables al rectorado, no les agrada la lectura y se limitan a enseñar sus cursos y repetir y repetir. Quieren el poder para beneficio personal.

- Publicidad -
- Publicidad -
ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS POPULAR

- Publicidad -
- Publicidad -