4.9 C
Ayacucho
jueves, julio 18, 2024
InicioCULTURALArtesano ayacuchano busca que el batán no desaparezca en el tiempo

Artesano ayacuchano busca que el batán no desaparezca en el tiempo

Este artesano que también trabaja la piedra de Huamanga, recorre distintas provincias con la finalidad de encontrar las piedras adecuadas y posteriormente realiza el acabado y las vende, según cuenta, para que más familias ayacuchanas puedan adquirir este utensilio ligeramente ahuecado donde puedan triturar sus alimentos y ser testigos de los sabores, esencias y aromas que emanan los condimentos, cereales y otros, al ser chancados con otra piedra ovalada.

“Nosotros primero para elaborar las piedras buscamos en distintos ríos, de ahí lo traigo y después usamos lijas de acero y con eso trabajamos. A veces mucha gente piensa que como nosotros recogemos la piedra de cualquier sitio es gratis, pero el trabajo es lo que cuesta, el traslado”.

Gálvez Soto trabaja junto a su esposa y desde hace tres décadas viaja a distintos lugares que cuenten con un río. “Yo lo regojo de la selva, Cangallo, Vinchos, Niñobamba, prácticamente donde hay río y ya en mi taller lo amoldo y lo termino de acuerdo al tamaño”, cuenta.

El tiempo de trabajo depende de la suavidad de la piedra. Con varias décadas de experiencia, él manifestó que “la piedra de altura es más dura y pesa más” a diferencia de las piedras de río que son más suaves, pero tampoco se gastan. “El tiempo para realizar el trabajo depende del tamaño de la piedra y si ésta es dura o suave. Un mortero grande lo termino en un día”, manifestó.

Víctor viene ofreciendo sus trabajos en ferias a precio de taller. El costo de su trabajo varía de acuerdo al tamaño, el más pequeño tiene un costo de 20 soles y el más grande entre 80 soles.

“Aquí puedes moler tu ají, maní, chancar tu carne, todo lo que es para el aderezo de la comida, es algo natural, no es como la licuadora. Tiene un gusto diferente y algo natural. Anteriormente las mamitas del campo y nuestros abuelos no utilizaban muchos aderezos, ellos molían su ajo y su cebolla y su aceite. Solo con eso la comida era rico en el campo. Aquí utilizamos licuadora”, menciona al consultarle sobre el uso de este aparato eléctrico en estos tiempos.

“No deberían utilizar licuadora porque a pesar que es fierro se gasta y por esa razón hay algunas enfermedades. Anteriormente los nuestros antepasados vivían hasta los 120 años. Ellos comían cosas naturales, ellos molían en el batán su cebada y trigo. En cambio, ahora todo lo ven fácil, a pesar que la licuadora nos hace gastar igual quieren utilizar, en cambio el batán no te hace gastar, no te pide ni luz, cuando no hay luz igual puedes moler, es algo natural, eso deberíamos usar todos como antes”, culminó diciendo.

En nuestra región aún algunos hogares y lugares que ofrecen comida conservan esta tradición y es tarea de las jóvenes generaciones conservar este milenario utensilio para que no sea olvidado en el tiempo.

Para adquirir los batanes, morteros o trabajos en piedra de Huamanga de Víctor Gálvez puedes acercarte a su taller ubicado en la Asociación Los Artesanos Mz. H. Lt. 14 o comunicarte al siguiente número: 966 937 539.

Diario Jornada
Diario Jornadahttps://jornada.com.pe
Somos el diario judicial de la región de Ayacucho, brindamos información plural, verídica y de calidad sobre los acontecimientos más importantes de la región. Con un equipo de periodistas capacitados y comprometidos con la ética profesional, ofrecemos noticias, opinión y análisis en formato impreso y digital.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS POPULAR