12.9 C
Ayacucho
viernes, abril 12, 2024
- Publicidad -
InicioEDITORIALPadre, perdónalos, porque no saben lo que hacen | Editorial

Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen | Editorial

De las siete palabras que Jesús pronunció en la Cruz, una con gran simbolismo es su petición al Padre para que perdone a quienes «no saben lo que hacen».

Indudablemente, se refiere a los verdugos, soldados romanos que, ejecutando órdenes y sin plena consciencia de sus actos, crucificaron a un inocente.

La frase «Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen» no se extiende a los sacerdotes judíos Anás y Caifás, ni a Poncio Pilatos, quien reconoció la inocencia de Jesús. Estas palabras surgen mientras los verdugos, siguiendo órdenes, se burlan de Jesús.

En el contexto actual, surge la pregunta sobre si es aplicable el perdón divino a Benjamín Netanyahu por los crímenes contra los palestinos en Gaza.

¿Ignora Netanyahu las consecuencias de sus acciones, similar a los soldados israelíes que «cumplen órdenes sin dudas ni murmuraciones»? La diferencia es clara: los soldados pueden actuar sin pleno conocimiento, pero Netanyahu y los oficiales superiores, conscientes de sus decisiones, no están en la misma categoría.

Al observar las tragedias en América Latina, ¿es posible perdonar a gobernantes como Rafael Videla y Augusto Pinochet, quienes orquestaron crímenes atroces durante las dictaduras en Argentina y Chile en los años setenta? Claramente no. Son responsables directos de innumerables asesinatos.

¿Quiénes merecen el perdón entonces? Los soldados engañados por sus superiores, adoctrinados para ver como enemigo a cualquier disidente de las dictaduras.

Las palabras de Jesús «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen» también encuentran relevancia en Perú, aplicándose a soldados y oficiales de baja graduación que seguían órdenes superiores.

Aunque algunos responsables de ordenar crímenes no han sido sancionados, se ha debatido la obediencia debida como justificación para no castigar a los ejecutores de bajo rango.

Así, el mensaje de Jesús de perdonar no se dirige a quienes concibieron y ordenaron su tortura y ejecución, sino a aquellos que, en ignorancia, participaron en su crucifixión.

No se extiende este perdón a figuras como Anás, Caifás y Pilatos, responsables directos de su muerte, cuyos nombres quedan marcados en la historia como advertencia.

- Publicidad -
- Publicidad -
ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS POPULAR

- Publicidad -
- Publicidad -