12.9 C
Ayacucho
viernes, abril 12, 2024
- Publicidad -
InicioCOLUMNISTASCultura ciudadana y legitimidad de la democracia | Opinión

Cultura ciudadana y legitimidad de la democracia | Opinión

Mario Zenitagoya | Otra Mirada
[email protected]

Según un estudio realizado el año 2005, el país latinoamericano que más preocupa en términos de cultura social autoritaria (orden sin libertad) y de ilegitimidad del sistema democrático es el Perú. Al parecer, los peruanos preferimos el orden al ejercicio de las libertades, de ahí la demanda social de liderazgos personalizados fuertes que ofrecen orden y disciplina. La educación no ha hecho nada significativo para erradicar el autoritarismo como cultura social. Si no priorizamos la educación ciudadana en la educación pública, el retroceso continuará, la gobernabilidad democrática será cada vez más frágil y la institucionalización del país seguirá siendo una retórica sin contenido.

Los corruptos profanan el templo de la honestidad | Opinión

El estado actual de la cultura ciudadana y de la legitimidad del sistema democrático en el Perú es deplorable. Y si comparamos estos fenómenos con los otros países de la región el panorama es bastante preocupante (señala Haro y Valdez, 1997)

Frente a la “cultura autoritaria instalada en el sentido común” que no concibe el orden con libertad, ¿Qué podemos y qué debemos hacer desde la educación? Una primera posibilidad es ajustarnos a estas expectativas y empezar a ofrecer una educación conservadora que refuerce los prejuicios existentes. Creo que esta posibilidad hay que descartarla de entrada. La educación es, por esencia, opción por el cambio, el mejoramiento, la excelencia humana. Por ello, los educadores son por naturaleza disconformes. Un educador conformista es una contradicción. La otra posibilidad, es optar por introducir cambios en la cultura social existente, ilustrarla, democratizarla. ¿Y cómo se democratiza el sentido común desde la educación? La respuesta es: construyendo ciudadanía.

Se considera que de no ser atacada desde sus raíces la cultura social autoritaria actualmente vigente, ésta se reproducirá incontroladamente y el descrédito de la democracia que tenemos seguirá en ascenso. Según especialistas en este tema, señalan que si no se optan por introducir cambios en la cultura autoritaria de las escuelas para ir sustituyéndola paulatinamente por una cultura democrática auténtica, el autoritarismo social seguirá creciendo y la legitimidad social de las opciones políticas autoritarias irá en aumento. Si las prácticas democráticas de resolución de conflictos -vía deliberación en común- están ausentes en el día a día de la vida escolar, los educandos incorporarán los hábitos autoritarios que encuentran e internalizarán los valores antidemocráticos que la cultura de la escuela les inculca.

Desde hace aproximadamente diez años, se hace un seguimiento sostenido sobre el estado de la ciudadanía y la evolución de los grados de apoyo y de satisfacción con la democracia en un conjunto de países latinoamericanos, entre ellos el Perú.

Brindan recomendaciones a los turistas para evitar abusos

Un informe del 2005 hace un sugerente y lúcido balance comparativo de la evolución de los grados de apoyo y satisfacción con la democracia en América Latina (AL) durante los últimos diez años. En éste, el Perú es el país que más preocupa en términos de cultura social autoritaria (orden sin libertad) y de ilegitimidad del sistema democrático.

Independientemente de los éxitos macroeconómicos, que hasta ahora no han tenido ningún efecto significativo en términos de reducción de la pobreza (seguimos siendo una democracia de mayorías pauperizadas). En general los datos del Perú son muy preocupantes por el impacto negativo que está teniendo en la cultura política y cívica (la crítica al desempeño del gobierno).

Movimiento económico por Semana Santa sería mayor a los 40 millones

¿En lo que concierne al papel de los educadores, hicieron algo significativo desde la educación para erradicar el autoritarismo como cultura social y para sentar las bases de una cultura cívica y ciudadana que le dé legitimidad y sustento a la democracia incipiente que tenemos?

Las instituciones educativas fomentan una educación intercultural para todos contribuyendo a la afirmación de la identidad personal y social del estudiante como parte de una comunidad familiar escolar, local, regional, nacional, latinoamericana y mundial. Esta es la condición para que el estudiante comprenda la realidad en la que vive, se sienta parte importante de ella y construya relaciones equitativas entre hombres y mujeres.

La identidad cultural se afirma, desde los primeros años de vida, con la comunicación a través de la lengua materna, porque ésta expresa la cosmovisión de la cultura a la que es estudiante pertenece. El dominio de la lengua, aprendida desde la infancia, posibilita el desarrollo de la función simbólica de la que se vale el pensamiento para representar la realidad y comunicarla a través del lenguaje (Centro Intercultural de Investigación).

Intensas lluvias siguen dejando cuantiosos daños materiales

- Publicidad -
- Publicidad -
ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS POPULAR

- Publicidad -
- Publicidad -