11.6 C
Ayacucho
lunes, mayo 20, 2024
InicioCOLUMNISTASEL PARQUE DE FABULINKA 269

EL PARQUE DE FABULINKA 269

Edgard Bendezú | El Parque de Fabulinka
[email protected]

Niñuchas: Hoy quiero empezar saludando a los integrantes de la Asociación de Escritores de Ayacucho, AEDA, que el 8 de mayo cumplieron 27 años de existencia. Esta columna también es de ustedes, queridos amigos y amigas; pueden enviar sus textos literarios infantiles. Hago un llamado a la DREA para que convoque a los escritores para ver en forma conjunta, a cómo podemos apoyar para impulsar la Comprensión Lectora y estar en el Plan Lector de cada escuela. Y ahora, seguimos con la 2da. parte del cuento UN CUENTO DE AMISTAD, ENTRE DOS CHIQUILLOS: UN PAR DE CALZONCILLOS, extraído del libro LA BELLA DULIA…

Era cierto, pero agudizando más los oídos, se dieron cuenta que se trataba de un calzoncito que lloraba.

EL PARQUE DE FABULINKA 268

– ¡Se trata de una pequeñita- dijo el calzoncillo morado.
-¡Pobrecita, está solita, al menos yo te tengo a ti, amigo!- dijo el calzoncillo amarillo.
– ¿Y, qué podemos hacer para ayudarle?
– Por ahora, nada, ya se nos ocurrirá algo.
Y así pasaron días y días y días; y por fin, llegó la navidad y luego llegó el inicio de otro nuevo año, y con eso, se le ocurrió al señor de la casa hacer una limpieza total de la casa; sacó la bolsa inmensa que acogía a bolsas más pequeñas para llevar basura; y quedó sorprendido, al ver una bolsita negra que era donde estaban estos dos amigos.
– Ah caray, ¿y cómo están aquí, estos dos calzoncillos?, ¡están sucios, pero aún están nuevos y sirven!
Y de inmediato, procedió a juntarlos con otros calzoncillos y en una tina, los lavó a todos.

EL PARQUE DE FABULINKA 267

Solo nosotros sabemos que aquel día los dos calzoncillos estaban felices como dos chiquillos traviesos, nadaban sobre aguas frescas; y por otra parte, unos grititos como de diablitos diminutos o monstritos chiquitititos: “¡Ahhh ahhh…!”, se escucharon en la tina. Era que los microorganismos agonizaban y después, morían y unos cuantos sobrevivían escapándose por las cañerías. Sí, porque es muy difícil que mueran todos de una sola lavada, ¿verdad?

¿Y el calzoncito?, ¿Qué y cómo hacer para ayudarla?… esto era la preocupación ahora de los calzoncillos, que seguían escuchando los débiles quejidos:
– ¡Ay de mí… nadie se acuerda de mí…, en este lugar oscuro me asustan a cada rato las arañas… andan sobre mí las hormigas… el polvo ya me tiene más que asustada horrorizada, ay de mí, nadie se acuerda de mí…!

EL PARQUE DE FABULINKA 266

Una noche en que los que vivían en esa casa dormían, los dos calzoncillos que también dormían en un ropero, despertaron y se les ocurrió llamar a una pelota quien era la que salía por esos días con el niño de la casa: “Psssttt… pelota… psssttt… pelotaaa…”. Y cuando ella despertó, le explicaron la penosa situación en que vivía el calzoncito.
– Ya comprendí amigos, mañana mismo ayudaré a esa criatura.
Al día siguiente, ocurrió que cuando regresó del parque, el niño con la pelota, al momento de querer guardarla en un cajón, se escabulló de las manos y huyó hacia debajo de la cama indicada. El niño, al querer jalar con un palo de madera, su pelota; jaló hacia él, algo para el extraño. Al cogerlo en las manos, exclamó:
– ¡Mamá, el calzón de mi hermana está aquííí…!
Y claro, la sacaron toda sucia, con abundante polvo y un poquito de telarañas.
-Ya tenemos que botarla a la basura, hija.
-¡No – replicó la niña- este calzoncito con dibujitos de los angry bird, es mi favorito; estaba perdido y yo lo voy a lavar!
Días después la señora buscando algo que ponerse, exclamó:
– ¡Esta prenda está gastada, de tanto lavar está descolorida, ya no me sirve!

EL PARQUE DE FABULINKA 265

Y la fina y coqueta blusa blanca, en una bolsa negra, desapareció en la noche, en un camión de basura; y su “¡chusma, chusma…!”, en la casa, ¡ya nunca se volvió a escuchar!

Y colorín colorado, este cuento de amistad entre dos chiquillos, un par de calzoncillos, ha terminado… ¡perfumado!

-HIJ@, DI GARCILASO.
-GARCILASO.
-¿ME DAS UN ABRAZO?

Ediciones Fabulinka: ¡Sólo libros con humor y amor! trabaja con mis libros y voy a tu escuela a brindar un Espectáculo de Animación Lectora.

- Publicidad -
ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS POPULAR