21.9 C
Ayacucho
martes, julio 16, 2024
InicioCULTURALPatrimonio cultural en evolución: traje huamanguino y sus variaciones

Patrimonio cultural en evolución: traje huamanguino y sus variaciones

Emilia Quispe, comerciante del mercado Carlos F. Vivanco, compartió su preocupación por la disminución en el uso del traje típico huamanguino. Con 67 años de experiencia, Emilia ha sido testigo de cómo este traje tradicional ha dejado de ser común en la vestimenta cotidiana de Huamanga.

Según la comerciante, en décadas pasadas, el traje huamanguino era común en las calles de Huamanga, pero en la actualidad su uso se limita principalmente a festividades especiales como fiestas patronales, Semana Santa y carnavales.

Asimismo, expresó su preocupación por las recientes modificaciones en el diseño original del traje, que incluyen elementos ajenos a la tradición local, como adornos que se utilizan en Huancayo.

Emilia Quispe hizo un llamado a la comunidad para preservar la autenticidad del traje huamanguino y evitar adaptaciones que alteren su esencia tradicional. Además, invitó a los interesados a visitar su puesto en el mercado Carlos F. Vivanco, sección de ropas, para conocer y apreciar el traje en su forma original.

Historia de la indumentaria huamanguina

El origen de la indumentaria ayacuchana remonta a la influencia de los judío-árabes en Latinoamérica y, en particular, en Ayacucho a finales del siglo XV.

Estos grupos introdujeron técnicas avanzadas en la industria textil, como el cultivo del algodón y el uso de telares, que se fusionaron con las técnicas textiles nativas peruanas.

Manuel Jesús Pozo, investigador versado en la historia de Ayacucho, destacó que, en localidades como Pacaycasa y haciendas como Ccaccamarca, se establecieron obrajes (talleres precursores de fábricas modernas) donde se tejían telas y frazadas para el uso local y para los españoles.

Diseño de modas en Ayacucho y su propuesta educativa de carrera técnico profesional

Estos talleres, dirigidos por moros que cambiaron sus nombres para evadir la persecución inquisitorial, influyeron notablemente en la indumentaria local.

En la vestimenta tradicional, se evidencia la huella de los moros en el uso de lencería blanca, compuesta por camisas y calzoncillos para los hombres, y camisones para las mujeres, que se combinaban con fustanes y bombachas.

Esta base de indumentaria se mantuvo en los trajes ayacuchanos hasta finales del siglo XIX y aún persiste en el vestuario de las vírgenes de Las Mercedes, del Rosario y del Carmen durante festividades.

Con la llegada de los colonizadores españoles, se introdujeron nuevas piezas de ropa que mezclaron influencias locales con elementos europeos. Aunque algunas prendas precolombinas como las llikllas y los chumpis perduraron, muchas otras desaparecieron en el siglo XVIII y XIX debido a los cambios en la moda europea y latinoamericana.

Galería “Artextil Mikel” y el vínculo con el arte textil ayacuchano

En cuanto a la vestimenta masculina, los varones usaban camisas blancas almidonadas con gemelos de oro y plata, chalecos y relojes de bolsillo.

Los cambios en la moda, influenciados por la globalización y el contacto cultural, llevaron a la adopción de sombreros de paño en colores variados, aunque algunos directores de danza han impuesto colores únicos, distorsionando el atuendo tradicional.

Los ponchos huamanguinos, que tienen su origen en el vestido Wari, siguen siendo una prenda importante, especialmente en el contexto de la Guerra con Chile. Aunque algunas prácticas tradicionales han desaparecido, como el uso de alforjas judeo-árabes y la pisca repujada, la indumentaria huamanguina continúa evolucionando.

El impacto de la modernidad ha llevado a distorsiones en la vestimenta tradicional, como la inclusión de telas negras y la eliminación de detalles característicos en las llicllitas.

La información presentada se puede ampliar más en la Revista “Huamanga”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS POPULAR