10.4 C
Ayacucho
viernes, junio 21, 2024
InicioCOLUMNISTASApellidos huamanguinos | Opinión

Apellidos huamanguinos | Opinión

Ernesto Camassi | Crónica
[email protected]

“Erase una vez…” Así comenzaban los cuentos infantiles de otros tiempos, con niños también de otros tiempos, cuando la abuelita se sentaba en la cabecera de tu cama; y empezaba a contarte la historia de “Blanca Nieves y los siete enanitos” o el “Lobo feroz y los tres chanchitos”

Felices los tiempos aquellos, digo yo, para los niños que tuvieron abuelitas; y no así para los que no tuvimos la suerte de gozar de la presencia de aquel ser maravilloso, más cercano a los seres de los cuentos de hadas por su bondad y cariño; por su protección a todo trance de los castigos de papá o mamá; aquella que siempre tenía un caramelo para ti.

Los niños de este tiempo; ¿todavía escucharán cuentos infantiles? Yo pienso que ya no, porque han sido absorbidos por este adminículo llamado celular.

Sobre el origen de los apellidos, en la Historia de la Humanidad, ya han sido esclarecidas irrefutablemente; sin embargo, en torno al origen de ciertos apellidos en Huamanga, se han gastado muchas bromas, en algunos casos, crueles. Pero entre dos amigos de esclarecida cultura, huamanguinos a carta cabal, su origen ambivalente -quechua y español- que, traducidos, son equivalentes, ¿sinónimos? Se han gastado bromas muy ocurrentes en torno a sus apellidos. Ellos son muy conocidos por la sociedad huamanguina. Este enfrentamiento entre ambos, era frecuente para el aplauso de los amigos que los escuchábamos. Comenzaba más o menos así:

-Arturo, tú no eres Tineo, tu apellido es “Tinco”, (quechua, encuentro, unión)
-Upallahuay macho asno, jampas manam Ortegachu kanki, apellidoykija “itanam”, (ortiga)
(cállate burro viejo, tú tampoco apellidas Ortega, tú eres Itana.

O simplemente un saludo entre ambos:
¡Hola TINCO!
¡Hola ITANA!

De estas bromas de grandes amigos, nacieron y aparecieron otras similitudes entre los apellidos castizos y apellidos quechuas, como: Canales= yarjas; Paredes= perjas: Flores= Huayta; Honda= huaraca; Díaz=punchau; Ríos= mayu; etc.

Tú no eres Canales, tu verdadero apellido es Yarja. (acequia, canal)
Tú no eres Paredes, apellida Perjas. (muros, paredes). Etc.

Por “supuestamente” que, a muchos apellidos españoles se les puede encontrar un equivalente quechua, Ejemplos: jallo (quechua) apellido, Lengua o umas, (plural quechua), apellido Cabezas.

En el Cusco, el sacerdote Jorge Lira, publicó varios años ha, “Los apellidos indígenas” donde manifestaba que muchos apelativos, también conocidos como cognombres quechuas, se habían convertido en apelativos castizos, pudo ser cierto, en parte, pero pudo producirse el fenómeno huamanguino, donde bromas entre dos amigos, se hayan convertido en verdades irrefutables.

Otro problema para los párvulos de otros tiempos fue, asignarle su primer nombre “de pila”, obligatoriamente de acuerdo al Calendario Gregoriano que, en los hogares de tiempos idos, estaba pegado en la pared, de acuerdo al día que había nacido, como Rufino, Nepomuceno o Candelaria. Felizmente mi padre no hizo caso a esos mandatos absurdos, sino, me hubieran bautizado como Eleuterio, (nombre del día de mi nacimiento).

Sin embargo, “no embargante”, nos dirían los antiguos habitantes huamanguinos, el origen de los apellidos no es muy antiguo. En la antigüedad el apelativo o cognombre era ignoto o desconocido; y se conocía a las personas por un solo nombre, como Homero, Heródoto, Aquiles, Nerón, Cleopatra, etc.

El año de 1501 en España, el Cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, Arzobispo de Toledo, Primado de España, Confesor de la reina, y demás zarandajas, a fin de poner orden al caos administrativo e identificar a las personas por familias, impuso el uso de cognombres o apelativos, de la siguiente manera:

1.- Por el nombre de los oficios: herrero= Herrera; zapatero=Zapatero.
2.- Por características físicas: color del cabello= Rubio; sin cabello=Calvo.
3.- Toponímicos: Ávila, Toledo, Madrid, Lima.

En nuestro país. Hasta la llegada de los españoles, los habitantes del Tahuantinsuyo ni sus monarcas y apus, tuvieron apelativos. Se nominaban por sus características físicas: Ima Sumaj, Kusi joyllor, Chaska lucero, etc.(mujeres). Sinchi Roca, Yahuar Huaca, Pachakutec, (Incas o Emperadores). De otros personajes, digamos del pueblo, se sabe casi nada. Salvo el nombre de famosos guerreros como Cahuide, Quisquis u Ollanta.

¿Y los apellidos españoles en el Perú?
Como siempre, peruanos “Jatillicos” (seguidores, chupes, imitadores). Asumieron los apellidos de sus opresores, casi todos se “españolizaron”. Solamente quedan pocos apellidos de origen autóctono, (que no provienen del incanato) como Quispe, Huamán, Condori, Mamani, etc.

El Código Civil Peruano, en sur artículos 19-20 y 21, dispone “que el menor debe llevar como primer apellido, del padre y segundo cognombre de la madre.

Actualmente hay una tendencia a modificar estos artículos, para permitir que los párvulos puedan anteponer el apellido de la madre, o juntar los dos apellidos, para ponerse como primer apelativo. (apellido, apelativo, cognombre, son sinónimos)

En la Legislación Española, se permite la unión de dos apellidos para formar un apellido compuesto.

Ejemplos en Huamanga: Velarde Álvarez, Carrillo Albornoz, García Blasquez, García Godos.

Al amparo de esta legislación, pueden aparecer nuevos apellidos “compuestos” como: Huamán-Huamaní, Cárdenas-Cadenillas, o Quimper del Prá… (bromitas)

Diario Jornada
Diario Jornadahttps://jornada.com.pe
Somos el diario judicial de la región de Ayacucho, brindamos información plural, verídica y de calidad sobre los acontecimientos más importantes de la región. Con un equipo de periodistas capacitados y comprometidos con la ética profesional, ofrecemos noticias, opinión y análisis en formato impreso y digital.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS POPULAR