6.9 C
Ayacucho
miércoles, julio 17, 2024
InicioCOLUMNISTAS¿Cómo interpretar los resultados de las elecciones europeas? | Opinión

¿Cómo interpretar los resultados de las elecciones europeas? | Opinión

Ascencio Canchari | Figuras y aspectos de la vida mundial
[email protected]

Primera observación, en las elecciones europeas que se celebraron en los 27 países miembros de la UE entre el 6 y el 9 de junio de 2024, la participación volvió a ser muy baja. En promedio, para la Unión Europea, fue del 51 %. Hay que tener en cuenta que los países donde la votación es obligatoria entran en el cálculo de esta media, como es el caso de Bélgica donde la tasa de participación ha sido del 90 %. Sin ellos, el porcentaje de participación pasaría por debajo de la marca del 50 %. De los 27 países miembros de la UE, 15 países tienen una tasa de participación inferior al 50 %. Y los países que han entrado recientemente en la UE han experimentado tasas extremadamente bajas.

La caída económica de Japón | Opinión

En Croacia, la tasa de participación solo alcanzó el 21,35 %. Hay que tener en cuenta que Croacia solo ingresó en la UE en 2013 y solo en 2023 en la zona euro y el espacio Schengen. En Lituania, que se unió a la UE en 2004, la tasa de participación fue del 28,35 %. Para las otras dos repúblicas bálticas, la tasa para Letonia es del 34 % y para Estonia del 37,6 %. Otros países donde la participación ha sido baja: Chequia con un 36,45 %, Eslovaquia con un 34,40 %, Portugal con un 36,5%, Finlandia con un 40,4 %, Bulgaria con un 33,8 % y Grecia con un 41,4 % (¡cuando en estos dos países el voto es obligatorio!). En Italia la tasa de participación ha alcanzado el 48,3 %, 6 puntos menos que en 2019. En Francia la tasa de participación se ha elevado al 51,50 %. Entre los grandes países de la Unión Europea, solo Alemania supera ampliamente el 50 % de participación, alcanzando un 65 %.

El inicio de un nuevo orden monetario mundial | Opinión

Conclusión: La mayoría de las y los ciudadanos de la Unión Europea no tienen ningún entusiasmo por las instituciones de la UE y no confían en la utilidad de utilizar su derecho al voto. Los ciudadanos y ciudadanas de los países del antiguo bloque del Este o del Sur de Europa que tenían muchas esperanzas en el momento en que su país se unía a la UE o más tarde a la zona euro o al espacio Schengen están claramente decepcionados por las promesas incumplidas de mejorar las condiciones de vida. La progresión de los derechos sociales no se ha concretado, al contrario. Si a veces adopta resoluciones relativamente positivas, el Parlamento Europeo no tiene un poder real.

El orden multipolar y los Emiratos Árabes Unidos I | Opinión

Son la Comisión y el Consejo quienes, dentro de la UE, toman realmente las decisiones y los grandes países como Alemania y Francia ejercen una influencia decisiva en su seno. Tampoco debemos olvidar el papel coercitivo del Banco Central Europeo que ha demostrado en varias ocasiones, como en el caso de Grecia en 2015, que quería y podía desestabilizar un gobierno que no siguiera dócilmente la política deseada por los líderes de la UE. Una política exigida por los gobiernos de los países que dominan económica y políticamente la Unión y por las grandes empresas privadas, en particular los grandes bancos privados y los fondos de inversión. Los ciudadanos también se dieron cuenta de que durante la pandemia del coronavirus (2020-2021), los líderes de la UE no pudieron adoptar políticas sanitarias para protegerlos de manera efectiva. Y desde entonces, la UE no ha hecho nada para mejorar estructuralmente la situación, negándose a dotarse de una industria farmacéutica capaz de responder a una próxima pandemia, negándose a apoyar la propuesta presentada por 135 países del sur Global de suspender la aplicación de patentes, impidiendo el acceso universal a las vacunas y, en cambio, prefiriendo apoyar a la industria armamentística europea y aumentar el gasto militar.

El regreso de Rusia y China | Opinión

Segunda observación, hay un fortalecimiento muy importante de las fuerzas conservadoras de derechas y de las fuerzas de extrema derecha. Las fuerzas políticas que se presentaban como centristas, o centro-derecha, mientras llevaban a cabo una política de derecha dura en relación con las personas migrantes, las y los candidatos al derecho de asilo, a la remilitarización acelerada de Europa, han sufrido en algunos casos grandes pérdidas. Este es en particular el caso de la agrupación en torno al partido de Emmanuel Macron, Renaissance, que perdió 10 escaños, pasando de 23 a 13. Otro ejemplo es el Open VLD del primer ministro belga Alexander De Croo, que perdió la mitad de sus escaños. Los votantes prefieren el original (de extrema derecha o de derecha conservadora dura) a la copia.

El regreso de Rusia y China | Opinión

Otros grandes perdedores son los Verdes europeos que han pagado su compromiso en materia de política para hacer frente al cambio climático, a la crisis ecológica o para gestionar los flujos migratorios y la política del derecho de asilo. También han pagado su apoyo a la política de remilitarización de Europa y la alineación con la OTAN. De hecho, en algunas ocasiones, los Verdes han desempeñado un papel fundamental en la formación de mayorías en el Parlamento y en la aprobación de las principales medidas de la legislatura 2019-2024 (Pacto Verde, remilitarización europea, Pacto de Inmigración y Asilo, etc.). En sus respectivos países, han acompañado a políticas de derecha como en Alemania y Bélgica. Como escribe Miguel Urbán:

“Si en 2019 se impusieron, en cierta medida, como fuerzas de renovación y modernización de una gobernanza bipartidista anticuada, su incapacidad para cumplir con las expectativas los llevó a pagar un alto costo electoral”.

El Grupo de los Verdes Europeos pierde 17 escaños, pasando de 71 escaños a 54 escaños. De 4º grupo en el Parlamento Europeo, donde se adelantó a los dos grupos parlamentarios de la extrema derecha – ECR e ID, pasa al sexto lugar. Por lo tanto, ahora está adelantado por estos dos grupos.

En el 75° aniversario entre Rusia y China | Opinión

Tercera observación, la coalición de 3 grupos parlamentarios que gobiernan las instituciones europeas, es decir, el grupo del Partido Popular Europeo, el grupo socialdemócrata de los partidos socialistas y Renew Europe (que incluye en particular Renaissance de Emmanuel Macron, el Open VLD de Alexander de Croo – que dimitió la noche de las elecciones tras la derrota de su partido – y el VVD de Mark Rutte, ex primer ministro holandés), mantiene una mayoría aunque se reduce, ya que pasa de 417 escaños a 406 y puede seguir gobernando la UE. Pero el grupo dominante dentro de esta coalición, es decir, el grupo del Partido Popular Europeo, en el que predomina la CDU-CSU de Ursula Vander Leyen y el Partido Popular Español está claramente tentado a tender la mano a Giorgia Meloni y a su partido de extrema derecha, los Fratellis de Italia (miembro del grupo parlamentario europeo ECR) para incluir a Italia en la gobernanza europea. Continuará…

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS POPULAR