10.4 C
Ayacucho
miércoles, junio 19, 2024
InicioCOLUMNISTASLa política ayacuchana llena de corruptos, desleales y deshonestos | Opinión

La política ayacuchana llena de corruptos, desleales y deshonestos | Opinión

Mario Zenitagoya | Otra Mirada
03

Algunas caras conocidas se van acomodando en la administración pública, olvidando que en campañas electorales y protestas “fungieron de defensores del pueblo”. Lo que prima son los intereses personales. Logrado el objetivo les importa un rábano aquello de una nueva Constitución, Asamblea Constituyente, etc. Logrado el objetivo de sus aspiraciones, olvidan su supuesta ideología o posición política, la ética, y se alinean al manoseado “por el desarrollo de Ayacucho”.

La educación y el enfoque de derechos | OPINIÓN

La política ayacuchana en estos tiempos de crisis política y económica está llena de protagonistas desleales, deshonestos y corruptos. Los hábitos, mentalidad y renuencia a las leyes llevan a cometer actos de corrupción y a la vez a ser más permisivos con ellos; señala Proética en sus mediciones de la corrupción en el país (particularmente en Ayacucho).

¿Los corruptos en el Perú ya no tienen miedo porque persiste la impunidad y ante ello guardamos silencio, somos pasivos o somos cómplices?

En ese contexto, en los próximos días y semanas magistrados del Poder Judicial y el Ministerio Público tendrán que emitir fallos y opinar en forma determinante sobre procesos investigatorios que han tenido amplia connotación pública en los últimos años, principalmente por los funcionarios implicados y el monto de los fondos sustraídos a instituciones del Estado. La Contraloría General de la República estimó que nuestro país que la corrupción e inconducta funcional habrían ocasionado pérdidas por S/ 24 268 millones en el 2023 y va en aumento en el 2024.

Leer nos hace libres de la ignorancia y del engaño | Opinión

Los delitos de corrupción, dados a conocer por los medios de comunicación son bastantes claras; pero el cinismo y la impunidad van de la mano.

Proética al presentar la séptima encuesta nacional sobre corrupción, evaluó a adultos mayores de 18 años de todos los niveles socioeconómicos y en las principales ciudades urbanas del país. Los principales hallazgos de la investigación son los siguientes: Principales problemas del país: La inseguridad ciudadana ha pasado a ser la preocupación más importante para la población (20 puntos porcentuales más que en el 2010), seguida de la corrupción y el desempleo. Ambos problemas tienen una connotación inminente según el nivel socioeconómico ya que la corrupción es reconocida en mayor manera por la población de nivel socioeconómico más alto porque podrían estar más informados acerca de estos casos, mientras que los niveles socioeconómicos más bajos mencionan más al desempleo por ser un tema recurrente en su vida cotidiana.

Acerca de los problemas del Estado, la corrupción continúa siendo su principal debilidad. La tolerancia hacía la corrupción, medida a partir de las actitudes hacia diversas situaciones, indica que la mayoría de entrevistados se muestra “tolerante” hacia actos de corrupción, mientras que alrededor de un tercio evidencia un “rechazo definido”. Entre las acciones deshonestas más toleradas, figuran el que un funcionario público favorezca a parientes y amigos y dar un “incentivo” para agilizar un trámite. Denuncias de casos de corrupción: Si bien la gran mayoría menciona que no le han solicitado ninguna coima o soborno en el último año, el porcentaje de personas a las que sí les ha pasado, se ha duplicado (de 8 % a 15 %). De este grupo, solo el 9 % denunció el caso de corrupción principalmente por principios y valores, mientras que quienes no denunciaron dijeron que las razones principales se debieron a que no querían hacerse más problemas y que las denuncias no servían para nada.

El único vicio saludable es el vicio de la lectura | Opinión

Es en este contexto que la ignorancia y la poca fe en los resultados de las denuncias se mantienen en cifras altas, la mitad de los entrevistados no sabe dónde hacer una denuncia y cuatro de cada cinco creen que son poco nada efectivas. Otro dato alarmante es que aproximadamente un cuarto de los encuestados opina que las coimas o sobornos son justificables. Al igual que en las mediciones anteriores, la gran mayoría de entrevistados percibe al Perú como un lugar donde existe corrupción; un tercio piensa que el país es “muy corrupto”. En cuanto a las expectativas en la solución del problema, los entrevistados se muestran un poco más optimistas que en años pasados y casi un 20% opina que la corrupción disminuirá en los próximos cinco años.

En el caso de Ayacucho, según fuente de Proética la corrupción aumentó en el departamento de Ayacucho y los ejemplos tenemos a la vista, con el beneplácito de quienes deben dar ejemplo e impartir sanciones de acuerdo a Ley, que se queda corto frente a la política del “que tiene influencias”. Durante los últimos tiempos – a decir de entendidos en la materia – seguimos siendo testigo de “la ley del embudo” y nuestra región no es ajena a ella.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS POPULAR