22.9 C
Ayacucho
miércoles, julio 17, 2024
InicioCOLUMNISTASSin Democracia Participativa / Insensatez colectiva | Opinión

Sin Democracia Participativa / Insensatez colectiva | Opinión

Andrés Solari | Palabras de un mudo
[email protected]

El PNUD en su Informe sobre Desarrollo Humano – 1995, señaló: “…A menos que las personas puedan participar de manera significativa en los procesos que dan forma a sus vidas, los caminos del desarrollo humano no serán sostenibles…”.

Esta recomendación política no es tomado en cuenta en el Perú, ni menos en Ayacucho. Seguimos creyendo ingenuamente que vendrá algún iluminado a corregir la brújula política equivocada en que nos encontramos, para encontrar soluciones a la problemática política social y económica que intenta ahogarnos. Ingenuamente o interesadamente o perezosamente encargamos toda la tarea a Dios.

El lenguaje político claro | Opinión

Declaramos buscar desarrollo humano sostenible, inclusivo, equitativo, pero contradictoriamente aún nos resistimos a institucionalizar un sistema regional de dialogo público que aliente a nuestra ciudadanía y a nuestras instituciones civiles y políticas a participar en procesos políticos para el desarrollo integral, expresando sus opiniones e inquietudes colectivamente articuladas, concertadas y fundamentadas de acuerdo a derechos constitucionales participativos. Las autoridades regionales y locales son los principales instrumentos para que no se difundan ni practiquen estos principios participativos concertados. Seguimos sin poder influir eficazmente en la gestión pública regional y local, en el seguimiento de políticas públicas viables y en sus resultados. Continuamos con una débil opinión pública.

Fiscalía identificó la cadena de mando durante la masacre del 15 de diciembre

Aún no respondemos a las aspiraciones de los jóvenes para albergar esperanzas de confiables oportunidades en sus proyectos de vida y acceso a una sincera rendición de cuentas política, que a la vez los vaya capacitando sanamente para cuando les toque el turno ineludible de ser autoridades en todo nivel. La deliberada exclusión de este proceso sigue asfixiando las potencialidades del honesto y enterado desarrollo de capacidades e iniciativas ciudadanas. Nos está llevando inadvertidamente a una cultura de la injusticia y por consiguiente, a la nada deseable perpetuación de la corrupción. Definitivamente, las administraciones regionales ayacuchanas habidas desde el 2003, se caracterizan por rasgos de autocracia e incumplimientos. Han impuesto sutiles restricciones crecientes que apuñalan directamente al desarrollo humano y derechos constitucionales elementales.

Nuestras guerras de a mentiritas… | Opinión

La principal víctima sigue siendo ese 50 % y algo más de población vulnerable ayacuchana. Hipócritamente les dicen luchar por el desarrollo sostenible pero aún no construyen un sistema confiable y transparente que permita participar y vigilar cumplimiento de metas. No han leído el Plan de Desarrollo Regional. Un resultado de ello es la debilidad en que se encuentran los gremios supuestamente representativos contra esa maldad; que en lugar de recibir aliento para el desarrollo de sus capacidades institucionales (tal como lo pide la legislación peruana), por el contrario, son víctimas de decisiones personales oficiales que las traban. La amenaza contra Ayacucho sigue latente.

La pobreza incompleta | Opinión

Las organizaciones políticas y candidatos que merodean en los procesos electorales siguen calculando cerebralmente sobre el problema. La constitucionalidad y el Plan de Desarrollo les estorba. No se deciden a plantear una solución y armar debates políticos oportunos durante sus campañas electorales. Lo más probable es que no lo hagan, al igual que en procesos electorales anteriores. No quisieron comprometerse con una solución. Siempre mudos en los periodos entre una elección y la otra. Prefieren continuar debilitando nuestra institucionalidad civil y pública. Ya ven lo que pasó y está pasando en razón de esa cobarde posición política. Ud. vota ¿no es cierto?.

Desprotección en el retiro y la vejez | Opinión

Entonces, parte de la solución está en vuestras manos. Debemos reforzar las posibilidades de iniciativa legislativa oportuna de nuestra opinión pública enterada y concertadora entre nuestros gremios y organizaciones de sociedad civil.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS POPULAR