19.9 C
Ayacucho
viernes, 2 junio, 2023
spot_img
InicioEDITORIALSin soberbia y reconociendo errores | Editorial

Sin soberbia y reconociendo errores | Editorial

Editorial | Jornada
[email protected]

Las palabras del alcalde de Huamanga, donde señala que no esta obligado a rendir cuentas de sus primeros cien días de gobierno, deja la sensación de cierta soberbia, que es uno de los males que sufren muchos gobernantes, a quienes el poder deslumbra.

Debemos suponer, que en las palabras del alcalde existe cierto malestar personal por lo que se ha publicado y se sigue compartiendo en las redes sociales, sobre la decisión de declarar la intangibilidad de la Plaza mayor de Huamanga, justo para el sábado de Gloria y la Noche de Pascua de Resurrección, que es una fiesta del pueblo cristiano, porque como dice el credo católico, al tercer día resucita Jesús, que ha sido crucificado el Viernes Santo.

Hasta hoy la medida tomada sigue siendo cuestionada, y sería importante que se haga un balance y se pase la página. El balance es necesario, aparte de las decisiones sobre la plaza mayor, para conocer los proyectos que tiene pendiente sobre “las ideas” que dejó el alcalde anterior.

El Plan de Desarrollo Integral de Huamanga, elaborado todavía en el año 2000, y actualizado en cada gestión, es un documento que indicaba las fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas, y se concluía en las actividades que necesitaba Huamanga para su desarrollo.

Una de las fortalezas, era la preservar el centro histórico como el atractivo turístico principal, por la existencia de una arquitectura colonial, que se mantenía en pie. Para esto, era preciso ordenar el comercio, la administración, el sistema financiero y el tránsito vehicular.

Con respecto al comercio, deben salir del centro histórico el comercio mayorista de los grandes distribuidores. Evaluar la existencia de los cinco mercados en el centro histórico: Carlos F. Vivanco, Santa Clara, Plataforma de Calle Nueva, Doce de Abril y Terminal Pesquero. Esto tuguriza el centro histórico.

Las oficinas de los sectores que concentran mayor presencia de usuarios deben salir del centro histórico, como la Dirección Regional de Educación y la UGEL Huamanga, que podrían funcionar en distritos metropolitanos como san Juan, Carmen Alto, Jesús Nazareno o Mariscal Cáceres.

Descentralizar el gobierno regional. En el local del jirón Callao debe quedar sólo la presidencia regional, la vicepresidencia y quizás las oficinas directas con la administración. Pero las Gerencias deben ir a locales fuera del centro histórico, aprovechando la infraestructura de los sectores que depende de estas.

Coordinar con los bancos, para que sus oficinas principales salgan del centro histórico, especialmente el Banco de la nación, que es del Estado, por la cantidad de personas que tienen que hacer sus gestiones en estas entidades financieras.

Artículos Relaciones

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img