14.4 C
Ayacucho
viernes, junio 21, 2024
InicioCOLUMNISTASLa tormenta perfecta sobre el mundo | Opinión

La tormenta perfecta sobre el mundo | Opinión

Mario Zenitagoya | Otra Mirada
[email protected]

A menudo escuchamos que el cambio climático y la pobreza es la tormenta perfecta según el informe del Banco Mundial y que impacta de forma desproporcionada sobre los pobres y que los escenarios son inquietantes. Por ejemplo, el cambio climático derivará en un aumento de hasta 300 % en la pobreza extrema de América Latina y el Caribe (ALC) para el año 2030.

Detrás de este informe alarmante del BM en su blogs, predice que las pérdidas relacionadas con el cambio climático variarán según la época y la geografía. El impacto sobre las personas será tan variado y específico como las fuentes de ingreso de los hogares y sus patrones de consumo.

¿Comprendemos del todo estos impactos diferenciados como para poder actuar de una manera que sirva para ayudar a los pobres?

El BM señala que los hogares más pobres viven al día, es decir que su consumo depende de un ingreso. Su ingreso depende de un trabajo, muchas veces informal e irregular, sujeto a los shocks de empleo. Los bienes que poseen —hogares, medios de vida y comunidades— no están en el banco. Son más frágiles, más proclives a sufrir daños, ser destruidos o liquidados durante una catástrofe.

Las consecuencias en términos de bienestar del cambio climático no son nuevas, y dependen como siempre de las fuentes de ingreso del hogar y sus patrones de consumo . En términos de reducción de la pobreza y prosperidad compartida, al cambio climático hay que entenderlo no como una amenaza nueva, sino como una combinación sin precedentes de amenazas ya conocidas. El Informe indica cuatro amenazas críticas:

El alza de la temperatura disminuirá la productividad laboral. El alza de la temperatura y la volatilidad de las precipitaciones significan que los trabajadores producen y perciben menos. Cuando trabajan fuera del hogar, los pobres tienen más probabilidades de trabajar al aire libre o tener trabajos informales, físicos e intensivos en mano de obra. Para el año 2030, ALC podría perder el equivalente a 2,5 millones de puestos de trabajo en horas de trabajo debido a los extremos de calor. Para fines de este siglo, el calentamiento podría reducir las horas de trabajo en el trópico hasta en un 10 %.

El cambio climático afectará los alimentos que los pobres producen y consumen. Casi siete de cada diez adultos indigentes en ALC trabajan en la agricultura. El calentamiento degradará la productividad agropecuaria y los ingresos laborales. Los sistemas agropecuarios están más expuestos a los shocks climáticos y de precipitación extremos. Una mayor volatilidad podría dificultar la capacidad de los gobiernos de financiar y poner en marcha subsidios a los alimentos.

Los pobres dedican una parte sustancial de sus gastos totales a los alimentos, volviéndolos particularmente vulnerables ante cualquier shock en el precio de los alimentos. En 2019, 113 millones de personas (19,3 % de la población) no pudieron costearse una dieta saludable en América Latina, un aumento del 8,4 % respecto de 2017.

Los extremos climáticos obstaculizarán la acumulación de capital físico y humano de los pobres. Los activos de los pobres en general son más tangibles y por ende más vulnerables a los procesos de destrucción que los activos de los hogares ricos. Los hogares pobres tienen menos probabilidades de contar con un seguro contra pérdidas por desastre, y más probabilidades de tener que enfrentar elecciones difíciles cuando sus viviendas y medios de vida sufren daños.

Los apagones y los caminos intransitables hacen que los puestos de trabajo, las escuelas y los hospitales sean inaccesibles. En Dominica, a un mes del Huracán María, el 95 % de los alumnos aún no tenía acceso a la escuela, de acuerdo al gobierno de la Mancomunidad de Dominica, dando inicio a un proceso de degradación de su potencial de ingreso a largo plazo. En Guatemala, la tormenta Stan aumentó la probabilidad de trabajo infantil en un 7,3 % en aquellos departamentos afectados por la misma.

El cambio climático elevará los gastos en salud. El alza de la temperatura, el estrés hídrico y la creciente frecuencia de las inundaciones elevarán la incidencia de enfermedades transmitidas por el agua, imponiendo costos por tratamiento y pérdidas de ingreso en los hogares afectados. Las enfermedades transmitidas por el agua afectan de manera desproporcionada a los hogares pobres, ya que es menos probable que tengan electricidad, agua potable y saneamiento.

Por ejemplo, los trastornos de precipitación adversos en Brasil se correlacionan firmemente con una mayor mortalidad infantil, menor peso al nacer y períodos de gestación más cortos. Los vectores principales son la falta de acceso al agua potable y el aumento resultante en enfermedades infecciosas. No obstante, la menor producción agropecuaria, y la consiguiente disminución en la ingesta nutricional, también podrían jugar un papel en la suba de los costos de salud.

Diario Jornada
Diario Jornadahttps://jornada.com.pe
Somos el diario judicial de la región de Ayacucho, brindamos información plural, verídica y de calidad sobre los acontecimientos más importantes de la región. Con un equipo de periodistas capacitados y comprometidos con la ética profesional, ofrecemos noticias, opinión y análisis en formato impreso y digital.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS POPULAR